About

Historia de la historia
/
La historia se fue dando de casualidad (intencionada). SPIDERTAG viajó a Granada por primera vez en junio de 2013. Se le ocurrió contactar con gente de allí para hacer alguna intervención. Así conoció a El Niño de las pinturas, que a su vez, le presentó a EC13, porque sabía que se iban a llevar muy bien, en virtud de sus estilos abstractos y geométricos.
Al día siguiente se fueron a una suerte de piscina-trinchera abandonada e hicieron un mural de 4 metros. Fue un poco caótico. La mezcla de estilos y el hecho de que acababan de conocerse, hizo que el resultado fuera dispar. Pero insistieron. Al terminar, hurgaron más en las ruinas y se entusiasmaron. Ahí EC13 y SPIDERTAG se iluminaron y realizaron un impresionante cuadríptico. Pero no había más tiempo. SPIDERTAG se volvió a Madrid. Obsesionado con ese espacio y lo que habían hecho, vislumbró todas las posibiliades de intervenirlo completamente. Ahí nació la idea de documentar ese proceso, que luego llegaría a convertirse en la película. Lo fueron planeando por email y por teléfono. Había que volver a Granada, pensaba. Y eso ocurrió antes de un mes de haber estado allí.
El proyecto ya había tomado forma e incluso ya tenía título: La Catedral Futumétrica. Llegó el viernes por la noche y el domingo al mediodía, luego de un sábado infinito, lo inauguraron con dos conciertos, cerveza y amigos. Habían creado algo muy especial. EC13 aportó la abstracción. El Niño de las Pinturas su contrapunto figurativo y caótico. Y SPIDERTAG puso la geometría.

Hoy todo ese proyecto casual y espontáneo, se puede ver en los casi 21 minutos que dura el documental, que es también un poco vídeo-arte. Una obra profunda, tan clásica como moderna.